Música para camaleones es el lugar que recoge mi forma de mirar la vida y donde contar las historias de las personas a las que retrato. Contar esas historias, significa contar también mi propia historia.

Retratar es una forma de expresarme, y me gusta hacerlo a través de las emociones, los detalles y los espacios.

La magia de capturar un momento que no volverá a repetirse es de lo más hermoso de este trabajo y me obsesiona buscar la mejor forma de crear los espacios para que los retratados sean ellos mismos. Porque es la única forma de captar su verdad.